Las empresas superestrella y la pugna mundial por el mando a distancia

Grandes estrellas, presupuestos enormes, una base creciente de suscriptores, premios Óscar y elogios de la crítica; delante de la cámara, la vida es de color de rosa para Netflix. Entre bastidores, sin embargo, sus rivales observan el mercado y se frotan las manos. ¿Podrá la compañía repeler a los depredadores? y ¿cómo afectará la batalla que se avecina a las decisiones de inversión?
Netflix goza de popularidad como una de las grandes historias de éxito empresarial de la década. El mayor negocio de emisión en continuo (streaming) de películas y televisión y de creación de contenidos del mundo ya opera en casi todos los países, y su nombre se ha convertido en sinónimo de quedarse en casa a pasar una noche tranquila delante del televisor. A la gente le encanta Netflix, y la empresa también es popular entre los inversores debido a su modelo de ingresos basado en suscripciones y su rentabilidad estable.
Los contendientes se congregan
Para muchos observadores, Netflix es una de las empresas que parece definir la actual “economía de las superestrellas”, una época en la que gigantes como Amazon, Facebook, Apple y Google conforman la estratosfera corporativa. Dicho esto, ¿conseguirá Netflix conservar su estatus de superestrella? A primera vista está bien posicionada, pero un examen más detallado revela una situación más compleja. Amazon ya está compitiendo fuerte y explota con todo descaro los datos de su negocio principal para capturar cuota del mercado. Disney está a punto de lanzar un servicio de streaming de películas y televisión por suscripción, y toda empresa que tenga a los Vengadores, a Luke Skywalker y a Buzz Lightyear de su lado es un adversario formidable. Apple ha anunciado un servicio similar y ha prometido invertir 1.000 millones de dólares anuales en programación original. Hasta los británicos han recogido el guante: Britbox se dispone a poner el inmenso catálogo existente de la BBC, ITV y Channel 4 a disposición de sus suscriptores. Se atisba una guerra de precios y de programación en el horizonte.
Respaldando a los ganadores
Esto pone de manifiesto una gran verdad: que las superestrellas de hoy no tienen por qué ser las de mañana. En las dos últimas décadas, casi la mitad de las llamadas “empresas superestrella” han caído del decil superior durante el ciclo económico. Así que un inversor concienzudo debe mirar más allá del actual podio de empresas dominantes y ahondar en la dinámica del mercado. ¿Qué compañías están a las puertas del superestrellato? Hoy en día, por ejemplo, Facebook domina el espacio de las redes sociales, pero la pregunta es si grupos chinos como Alibaba y Tencent tienen un potencial mayor y ofrecen más valor a los inversores.
Nuestros equipos de inversión realizan un análisis exhaustivo de las empresas superestrella actuales y de las características que comparten. Además de sus datos financieros, examinamos el impacto que tienen en la sociedad y el medioambiente, lo cual también nos ayuda a identificar a las superestrellas del futuro: empresas con una posición de mercado dominante combinada con beneficios elevados y un modelo de negocio orientado al largo plazo.
No se trata solo de crecimiento rápido y de rentabilidad a corto. Creemos que las compañías con mayor potencial son las que crecen a un ritmo sostenible que desafía las tendencias del mercado y que contribuyen positivamente a las regiones y a las personas a las que sirven.
¿Cómo le irán las cosas a Netflix?
No cabe duda de que Netflix se enfrenta a tiempos turbulentos y que va a ver su estatus de superestrella seriamente amenazado. La compañía deberá encontrar un delicado equilibrio entre mantener y aumentar la inversión en programación propia a la vez que permanece competitiva y satisface a sus inversores. Es mucho lo que hay en juego, y sus competidores son poderosos y están bien financiados. Será una batalla de la que todos disfrutaremos, sentados en el sofá con un bol de palomitas.
Amplia tu información sobre la inversión en la economía de las superestrellas, aquí.
La mención de valores específicos en el presente artículo se realiza únicamente con fines ilustrativos. Así, no constituye incitación alguna a la compra de dichos valores, ni ningún tipo de recomendación o asesoramiento de inversión.
Copy link
Powered by Social Snap